Ya hemos visto en anteriores artículos, como el calzado de seguridad es una protección necesaria para las actividades diarias en la industria. Ahora seremos más específicos en qué accidentes puedes evitar con unos zapatos seguros y de calidad, los cuales manejamos de distintas marcas en Comercializadora Garma.


Golpes con herramientas: este es un accidente común, en ocasiones al manipular una herramienta, puede ser que en un momento de falta de concentración pueda caer en los pies, aplastándolo, provocando una fractura, sin embargo, usando el calzado adecuado se evitará este riesgo.


Cortaduras en los pies: en muchas ocasiones pueden caer en el piso objetos filosos que pueden generar cortaduras molestas en la planta del pie, para evitar este accidente, es recomendable usar zapato con plantillas de alta resistencia y materiales gruesos.


Electrocución:  en el sector de la electricidad existen muchos riesgos que pueden ser mortíferos, para disminuir tal riesgo, se recomienda el calzado no conductivo hecho de cuero, goma u otros materiales que no conduzcan energía eléctrica.


Caídas: la suela antiderrapante en un zapato industrial es un requerimiento indispensable, evitará que en pisos mojados o resbalosos, el trabajador pierda el balance y el equilibrio.


Quemaduras: hay zapatos especiales para proteger a los pies de quemaduras provocadas por derrames químicos, salpicaduras de metales fundidos, entre otras sustancias peligrosas.


Congelamiento o hipotermia:  en caso de no traer el calzado necesario en zonas frías o ambientes refrigerados, el congelamiento de los pies puede ser una consecuencia, por lo cual es indispensable usar zapatos que sean a prueba de agua, protejan el frío, la lluvia y la nieve.


Accidente por fatiga:  estar mucho tiempo parado, principalmente en superficies duras como el concreto pueden cansar irremediablemente al trabajador, que en una distracción por la fatiga podría tener un lamentable accidente. Para evitar tal situación, es necesario un calzado de amortiguación adecuado con soporte para el arco del pie, con el fin de aliviar la tensión de los músculos.


Artículo realizado con información de Láminas y Aceros.com